¿Por qué hay gente que se opone a tener una nueva Constitución?

En democracia, lo natural es que existan posiciones diversas y que puedan expresarse libremente. Lo que no tiene justificación es el uso sistemático de las mentiras y la desinformación para generar temor y así evitar que ganen legítimamente las opciones “Apruebo” y “Convención Constitucional”. ¿Qué se puede hacer frente a eso? Informarse, conversar, intercambiar, contrastar las mentiras con hechos y datos verídicos.

¿Seremos como Venezuela si cambiamos la Constitución mediante una Convención Constitucional?

Por supuesto que no. Chile y Venezuela son países con historias y procesos políticos muy diferentes. Existe una campaña sucia que pretende asimilar el proceso chileno a lo sucedido en Venezuela. Es tan irracional como decir que nos convertiremos en Portugal, Colombia o Italia por arte de magia (por el simple hecho de que en esos países también se ha recurrido a asambleas constituyentes para remplazar sus constituciones).

¿El proceso constituyente es plata perdida?

No, no es plata perdida. Los cambios que traen justicia y dignidad para todas las personas son el dinero mejor invertido. Con el proceso constituyente, Chile invertirá sus recursos en generar un marco fundamental que asegure igualdad, progreso y mejor democracia.

¿Cómo se ha cambiado la Constitución en otros países?

Existe muchas experiencias sobre diferentes mecanismos de elaboración de una nueva Constitución y en la inmensa mayoría de los casos, los resultados han sido muy positivos. Entre 1990 y 2015, en Europa ha habido 31 cambios constitucionales. Recomendamos este estudio de Naciones Unidas sobre los distintos mecanismos a través de los cuales es posible diseñar una nueva Constitución: Ver sitio

¿Es cierto que el Congreso perderá tiempo y no votará leyes importantes?

Falso. El congreso se mantendrá en sus funciones, por lo que deberá seguir legislando de manera normal. Será la Convención Constitucional la que trabajará en la nueva Constitución, son cosas distintas. De hecho, el Congreso ha votado muchas leyes desde octubre, se han acelerado muchos procesos gracias a la movilización ciudadana. Una ciudadanía movilizada democráticamente asegura que los políticos hagan su trabajo.

¿Es cierto que una nueva Constitución no me beneficia en nada?

Falso de nuevo. Al regular nuestra vida en sociedad, la Constitución establece, por ejemplo, derechos sociales como salud, pensiones y educación. En otras palabras, estos temas cruciales dependen de que cambie la constitución para estar mejor garantizados. Es un beneficio fundamental. Por otra parte, los ciudadanos no somos clientes: somos los responsables de cambiar Chile para que sea un mejor país. Si queremos que nuestras preferencias e intereses estén reflejados en la Nueva Constitución, debemos participar.

¿Es cierto que una nueva Constitución no me beneficia en nada?

Falso de nuevo. Al regular nuestra vida en sociedad, la Constitución establece, por ejemplo, derechos sociales como salud, pensiones y educación. En otras palabras, estos temas cruciales dependen de que cambie la constitución para estar mejor garantizados. Es un beneficio fundamental. Por otra parte, los ciudadanos no somos clientes: somos los responsables de cambiar Chile para que sea un mejor país. Si queremos que nuestras preferencias e intereses estén reflejados en la Nueva Constitución, debemos participar.

¿Es cierto que la nueva Constitución no va a resolver los problemas cotidianos en salud, educación, pensiones o escasez de agua?

La Constitución no aborda directamente cada una de estas áreas pero establece el marco para que se hagan las leyes que regulen el acceso a estos derechos. La actual constitución impide que se pueda transformar el modelo de sociedad donde los derechos sociales son una mercancía. Por eso muchos proyectos de ley que han intentado cambiar las cosas han sido declarados inconstitucionales. Necesitamos una Constitución que no amarre un modelo económico determinado, necesitamos que permita legislar según la voluntad de la mayoría.

¿Es cierto que el proceso constituyente traerá caos y desorden?

Eso es lo que dicen quienes desean que el país siga igual. Equivale a boicotear el proceso constituyente. No hay que temerle ni a la democracia ni a la participación, que son justamente las garantes de que no aflore la frustración o la rabia que llevan a la violencia. El proceso constituyente es una de las mejores oportunidades que tenemos para mejorar y profundizar nuestra democracia. Necesitamos restablecer un nuevo orden, una nueva normalidad que nos dé paz y esperanza a todxs por igual.

¿Es cierto que el proceso constituyente va a dividir al país?

No tiene por qué ser así, depende únicamente de nosotros. El proceso constituyente es una oportunidad para que los chilenos y chilenas nos encontremos y volvamos a hablar de cómo queremos vivir juntos. Es una oportunidad de unidad, para ello debemos estar dispuestos a escuchar al otro a debatir con argumentos y estar dispuestos a cambiar de opinión por el peso del mejor argumento y a la luz de la evidencia y los hechos. Es más bien la actual constitución la que nos divide, porque sólo responde a la ideología de un pequeñísimo grupo de autores.

¿Es cierto que el proceso constituyente va a afectar al crecimiento y al empleo?

Eso es falso y es un chantaje de quienes quieren mantener sus privilegios. Cuando los países tienen buenas leyes aseguran el crecimiento y la estabilidad. Por el contrario, la actual Constitución nos ha llevado crecientemente a ciclos de inestabilidad. Es hora de poner término a esa incertidumbre estableciendo una nueva Constitución que dure por muchos años más y sea representante del Chile del Siglo XXI.